Convoca Antonio Soto a defender la democracia y división de poderes en México.

Al fungir como orador oficial del Aniversario Luctuoso de Los Mártires de Uruapan, llamó a mantener vigente la lucha de nuestros héroes.

Al fungir como orador oficial en el 155 Aniversario Luctuoso de Los Mártires de Uruapan, el Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso del Estado, Antonio Soto Sánchez, convocó a defender la democracia y la división de poderes, la autonomía de estados y municipios, el respeto a los derechos humanos, a la libertad de expresión, a la diversidad de pensamiento y a las libertades que en México se ha logrado conquistar por años.

Durante el evento realizado en la Pérgola de Uruapan, ante el Gobernador Silvano Aureoles Conejo, representantes del Poder Judicial y Legislativo, así como Ayuntamiento y órganos autónomos, recordó que, este día, se conmemora un aniversario más del sacrificio de a quienes la historia los reconoce como los “Mártires de Uruapan”, nuestros héroes nacionales.

El líder de la bancada Perredista advirtió que “hoy la República atraviesa por momentos difíciles; nos encontramos frente a nuevos desafíos: la peor crisis sanitaria y económica en la historia moderna, con una sociedad cada vez más empobrecida, dividida y desigual, sin haber erradicado la corrupción y mucho menos la impunidad”.

En ese sentido, puntualizó que la concentración del poder, desde la Presidencia de la República, se ha acompañado de una serie de cambios legislativos, presupuestales y políticos en detrimento de los poderes locales, contraviniendo el espíritu del federalismo heredado por los liberales de aquellos tiempos.

Por ello, Antonio Soto convocó a honrar a los Mártires de Uruapan y a retomar la lucha y defender la democracia, “más ante los riesgos que en nuestra Nación hoy están expuestos y ante el riesgo de retroceder y perder las conquistas que costaron muchas vidas en nuestro país”.

Recordó que los nombres de los generales José María Arteaga y Carlos Salazar, los coroneles José Trinidad Villagómez y Jesús Díaz Paracho y el capitán Juan González, han quedado en la historia como héroes a los que se les pasa lista de presente en el Ejército Nacional y a los que recordamos, cada año, en esta plaza como los “Mártires de Uruapan”.

Hizo mención que a pesar de esas luchas que marcaron la historia de nuestro país y que hoy deberían servir de experiencia y honrar a los héroes, con frecuencia en la actualidad existen impulsos regresivos en los que languidece el programa liberal y el poder político se concentra, de manera excesiva, en una sola persona y la República se desliza hacia el autoritarismo mediante prácticas que subordinan y someten a los Poderes Legislativo y Judicial.

“Juntos hemos logrado transitar de un régimen autoritario a otro democrático, aunque incipiente he inacabado, pero con instituciones que establecen límites y contrapesos entre los poderes públicos, en donde existen reglas que garantizan los derechos ciudadanos, donde la población decide libremente quiénes son y serán sus gobernantes; en sí, hemos construido un país que transita hacia un pleno Estado de Derecho”, subrayó.

Remembró que los Mártires de Uruapan fueron fusilados a raíz del decreto de un gobierno monárquico y despótico, que ordenaba considerar a todos los que estuviesen en posesión de armas de fuego como “criminales y bandoleros”, que debían ser pasados por las armas, sin previo juicio, por lo que el comandante del Ejército Conservador en esta plaza, Ramón Méndez, tras aprehender a estos patriotas el 20 de octubre, ordenó fuesen fusilados al día siguiente.

Eran tiempos convulsos, manifestó Soto Sánchez, en los que las diferencias políticas e ideológicas se resolvían, casi siempre, mediante la violencia y las armas y en los que se enfrentaba la imposición de un gobierno imperial apoyado por las bayonetas de una potencia extranjera.

“En México se daba una guerra sin cuartel, entre el absolutismo y el liberalismo, entre la concentración del poder en manos de un solo individuo o de unos pocos, o en el ejercicio del gobierno a través de instituciones apegadas a derecho, que limitan el ejercicio del poder y las funciones del estado en beneficio de la libertad de los individuos”, detalló.

Por ello, reiteró que hoy más que nunca, en México se deben defender nuestra democracia, a las instituciones y los derechos que se obtuvieron gracias a la lucha y esfuerzo de miles que dieron su vida por una nación libre.