Necaxa vs. Pachuca termina con tremenda bronca campal.

El empate de último minuto del Pachuca, provocó la calentura del Necaxa, por lo que se armó la pelea sobre la cancha del estadio Victoria.

Fue al minuto 94, a segundos del silbatazo final de Fernando Guerrero, cuando Unai Bilbao (Rayos) le dejó un recuerdito a Miguel Herrera, quien se prendió sobre el zaguero rojiblanco.

El “Tuzo” tuvo que ser sostenido por varios jugadores, compañeros y rivales, para tranquilizarlo, pero estuvo desatado. Mientras que Idekel Domínguez, del Necaxa, derribó a uno del Pachuca.

El cuerpo arbitral fue incapaz de controlar y todos, hasta los de las bancas, saltaron a la cancha; algunos para empujar y seguir con la broca, otros para intentar relajar la situación. A Guerreo no le quedó de otra que dar por terminado el compromiso, un empate que poco sirve a ambos, fuera de la zona de repesca y, para los Tuzos, ya son nueve jornadas sin ganar.