RESPONSABILIDAD VS. COMODIDAD: TAREA DE TODOS.

EL RESCATE DE NUESTRO PLANETA.

Apatzingán, Mich. Enero del año 2019. A paso cancino y paulatino, pero firme, el “Homo Sapiens”, empieza a adquirir conciencia, de la imperiosa necesidad de hermanarse y mostrarse “Amigable”, con su dador de vida -El planeta-; el cual, exige a cada milisegundo de rotación, traslación, ciclos de vida y cadenas alimenticias, ser rescatado de quienes, pese a sustentarse de él, en cada acción, lo atacan inmisericordemente.

Esta aparente “Inagotable”, fuente de creación de sustentabilidad humana, animal y vegetal, sufre en todo momento y en cada átomo de su orografía, los bestiales embates del denominado “Ser humano”; quien hábido de riquezas territoriales, metalúrgicas, indumentarístas y de lacayos, adopta actitudes super egoístas, dejando de lado el sentir y las necesidades de los semejantes.

Sin embargo, la transmutación de la psiquis, por el bien de la humanidad, continúa en franco proceso -En algunos casos: Positivo y otros negativo-; de esta guisa, se puede encomiar, el esfuerzo que cada ciudadano ponga en práctica, para proteger de forma integral nuestro entorno planetario.

Para lograr tal cometido, bien sea cuidando los recursos naturales, protegiendo la flora, fauna, mantos freáticos, reutilazando, reciclando, reforestando, no hacer quema de residuos sólidos y, sobre todo, evitando el uso de productos desechables -Vasos, platos, bolsas, etc.- que son causa de la creciente devastación de nuestra madre naturaleza.