INICIA UN CICLO MÁS DE LUCHA POR RESCATAR EL MEDIO AMBIENTE.

CON EL RETO “BASURA CHALLENGER” U -RETO DE LA BASURA-, EL QUE ESTÁ DESTINADO AL FRACASO, SI NO GENERAMOS CONSCIENCIA TODOS.

DEBEMOS DE COADYUBAR DIARIAMENTE CON ACCIONES DE LIMPIEZA Y RESPETO A NUESTRO ENTORNO SOCIAL.

Apatzingán, Mich. Marzo del año 2019. Aunque la red cibernética es y será la mejor ventana y escaparate para crear desde los retos “Challenger”, más bizarros, estúpidos, sarcásticos, altruístas, ordinarios, etc. Etc. En la actualidad, algo que festejar es el “Basura Challenger”, o “Desafío de la basura”, que muchas personas de todas las edades están llevando a cabo.

Está actividad pro medio ambiente, no es para nada nuevo, pues asociaciones internacionales como “Green Peace”, por decir alguna, así como grupos de personas en todo el territorio nacional también han pugnado desde hace muchos años, por rescatar y purificar diariamente nuestra entorno social con resultados nulos y medianos desesperanzadores.

Cada municipio, a través de los departamentos de “Aseo Público”, cumplen a diario con el “Reto de la basura”, aunque es una lucha desigual, por decirlo y exponerlo así; pensemos en que la ciudad de Apatzingán, tiene un aproximado de 140 mil habitantes, diseminados en el área rural y urbana, individuos, que directa o indirectamente, producen residuos sólidos cada día, los cuales, deben de ser recolectados por escasos media centena de “Basureros”, como se les dice coloquialmente a los trabajadores del municipio.

Sólo por medio de la educación integral -En casa y escuelas- es que se logrará generar una consciencia progresista y educada en el trato del medio ambiente, ó lo más descabellado y otra posible opción -Manipulación de la información de los genes-, para nacer como -Seres humanos/Homo Sapiens- y no como los primates u homínidos en lo que seguimos siendo, signado y cancelado con cada una de las huellas de destrozo, mutilación y sometimiento a la muerte, de nuestras riquezas naturales que son las fuentes de vida de nuestro planeta, que clama en cada movimiento de rotación y traslación por ayuda “Humanitaria”.