Médicos, los verdaderos artífices del combate a la pandemia en México: Antonio Soto.

Al conmemorarse este viernes el Día del Médico en México, recordó que han debido enfrentar esta crisis sanitaria con un ilimitado número de carencias.

Los médicos y el personal del sector salud son los verdaderos artífices del combate contra la pandemia en México, subrayó el Diputado Antonio Soto Sánchez, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

Al conmemorarse este viernes el “Día del Médico en México”, Soto Sánchez puntualizó que debe reconocerse su esfuerzo en la labor que realizan día a día, ya que han debido enfrentar esta crisis sanitaria con un ilimitado número de carencias en infraestructura, y equipamiento médico, así como la incertidumbre frente a una toma de decisiones erráticas por parte de las autoridades federales en turno.

“Nuestros médicos y enfermeras han luchado contracorriente, debido a que la respuesta del Gobierno Mexicano ha sido restarle importancia a la pandemia de Covid-19, lo que ha traído como consecuencia que ni el sistema de salud mexicano ni la población, estuvieran preparadas para enfrentar esta enfermedad”.

El Legislador refirió que ha sido el personal de salud el que, frente a las enormes deficiencias de la estrategia instrumentada por las autoridades federales, ha sacado la casta y la determinación para enfrentar la crisis sanitaria.

“Mientras nuestros médicos se parten el alma en los hospitales y las clínicas, la narrativa gubernamental ha estado caracterizada por mensajes contradictorios entre el presidente de la República y las autoridades de la Secretaría de Salud, el primero, subestimando el peligro y consecuencias de la epidemia en México, y el segundo ofreciendo medidas de protección que no son atendidas, ni siquiera por el mismo presidente”.

Antonio Soto refirió que es de justicia que, frente al enorme esfuerzo y entrega que han hecho nuestros médicos y el personal de salud, las autoridades federales den un golpe de timón en su estrategia, que tomen de una vez por todas, decisiones con base en criterios científicos y técnicos, en información, análisis y cálculo lo cual, se traduzca en una política de Estado que permita controlar el número de contagios y muertes.