BOMBEROS DE MÉXICO, MICHOACÁN, MÚGICA Y APATZINGÁN: LOS VALIENTES OLVIDADOS POR LAS AUTORIDADES.

URGE DIGNIFICARLOS CON MEJORES SUELDOS, PRESTACIONES Y MEJORES CONDICIONES DE SEGURIDAD SOCIAL

Apatzingán, Mich. Jueves 22 de Agosto del año 2019 Pese a ser internacionalmente “Vanagloriados, exaltados, conmemorados, distinguidos y premiados con reconocimientos, medallas y demás distinciones”; los elementos del heroico cuerpo de bomberos, siguen siendo flagelados “Tanto por las autoridades nacionales, estatales, municipales y, no se diga los legisladores”, que nada o poco hacen, en seguir pugnando para brindarles un sueldo digno, seguridad social y protección laboral.

Para ser precisos, en esta conmemoración del “Día del bombero”, centraremos las alusiones a los municipios de Apatzingán y Múgica -En donde los elementos, por increíble que parezca en estos tiempos, aún tienen el rango de voluntarios, sin sueldo, mucho menos prestaciones de ley-, sin que la indolente administración que encabeza Raymundo Arreola Ortega, mueva un sólo dedo para solucionar esta situación que data de años.

Apatzingán, por su parte, cuenta con un aproximado de entre 30 y 50 elementos -Entre asalariados y voluntarios- que conforman el heroico cuerpo de bomberos y que, provienen -Algunos veteranos- de la tenáz lucha del comandante vitalicio Sergio Gomar Yebra, quien ha sufrido en carne propia la ignominia del “Despojo y maltrato abusivo, por parte de quienes en otras administraciones fueron los responsables de estas aberraciones contra el servicial sujeto fundador”.

La coordinación municipal de protección civil y el heroico cuerpo de bomberos, por sí sola, tiene un catálogo de servicios, perfectamente establecida y compendiada -Con especificaciones precisas en precios que se cobran por cada uno de las prestaciones-; lo que debería dar un amplio márgen para que la actual administración, en sesión de cabildo analizara la posibilidad de aumentar el sueldo de los valientes “Tragahumos”, quienes trienio tras trienio, siguen laborando con un sueldo miserable, sin equipo autónomo de supervivencia, herramientas suficientes, camiones pipas, cisternas, unidades de ataque rápido y otros artilugios que son indispensables para salvaguardar vidas.

La ciudadanía se pregunta, donde han quedado los recursos de las colectas de protección civil y el heroico cuerpo de bomberos de Apatzingán, -Que duran hasta uno o dos meses- para desesperanza de los elementos de la Cruz Roja, que también tienen su tiempo de colecta-; asimismo, a donde se destina el cobro por el “Paquete de Inspección y Dictámenes”, que se hacen cada año a los miles de establecimientos comerciales de la ciudad -Pequeño, mediano o grande- y, por el cual, los comerciantes tienen que aportar un pago.

Aunado a esto, están las entradas y cobros por concepto de capacitaciones en materia de 1er. Respondiente -Primeros Auxilios, manejo de extinguidor, combate al fuego y evacuación de edificio-, la fabricación usurpadora de “Planes de Contingencia”, traslados internos y foráneos, entre otros más servicios, se ofertan al público.

Compendiando todas estás fuentes de ingreso, que forzosamente tienen que llegar a las arcas municipales, los elementos del heroico cuerpo de bomberos de Apatzingán, no tienen porque soportar la “Pobreza salarial” en la que están inmersos; incluso, no tienen porque vivir con temor y zozobra -Si por alguna razón, quieren levantar la voz, al acusar abusos en la función de su vida laboral o al demandar sus derechos como trabajadores-.

Se espera, que tarde o temprano “Alguien o alguna autoridad” haga algo a favor de estos verdaderos héroes de mil batallas, los cuales, a diario salen a arriesgar sus vidas por salvar la de otros; aún a sabiendas, que “Otros”, tras la comodidad de una silla, se ensalsarán y beneficiarán a “Manos llenas” con el sacrificio y ya en varias ocasiones la “Muerte” de éstos impertérritos y excelsos seres humanos.